martes, 27 de julio de 2010

La Autoconfianza en la Psicología del Deporte

Podemos definirla como aquella confianza que tiene el deportista en sus PROPIOS RECURSOS para alcanzar el éxito o el objetivo marcado.

La auto-confianza es una EXPECTATIVA REALISTA respecto a lo que uno puede realmente hacer para conseguir el éxito. Y esta expectativa realista tiene que ver fundamentalmente con:
1.-) Conocimiento REAL de las dificultades a superar
2.-) De los RECURSOS PROPIOS que se tienen para alcanzar el objetivo





Estos dos aspectos nos hacen ser conscientes de las auténticas posibilidades que tenemos para conseguir el éxito, nos determinan una SENSACIÓN DE CONTROL muy marcada, porque el deportista es consciente de sus posibilidades, sus limitaciones y lo realmente importante, es consciente de las posibilidades que tiene para superar esas limitaciones.
La clave de la auto-confianza no es que el deportista crea ciegamente que va a ganar (“ estoy seguro de que voy a llevarme la victoria....”), si no, que tenga una CONVICCIÓN OBJETIVA REALISTA (estado interno, no basado en corazonadas) de que tiene los recursos necesarios para ganar y poder superar los errores que será inevitable que aparezcan durante la competición.
En ocasiones, los deportistas hacen manifestaciones de confianza que obedecen únicamente a intereses publicitarios, p.ej. “Estoy seguro de que voy a ganar....”, “no me va a durar ni un asalto....” en otras ocasiones, para intimidar al adversario o para dar la imagen que corresponde con un buen competidor “estoy mas fuerte que él....”, “no va a pasar ni la primera ronda...”, en otras ocasiones, para transmitir a la gente de su entorno seguridad y confianza, pero realmente, en su interior, lo que puede estar viviendo sea desconfianza o preocupación, es lo que se conoce con el nombre de la FALSA CONFIANZA.




Conducta del deportista con auto-confianza :

.- Conoce sus posibilidades, percibe la competición menos amenazante.
.- Controla mejor el estrés pre-competición.
.- Se centra mas en conductas útiles antes, durante y después de la competición.
.- Es mas persistente en su esfuerzo.
.- Le afectan menos, controla antes las situaciones estresantes de la competición.
.- Mantiene mejor su EQUILIBRIO EMOCIONAL.
.- Se recupera mejor de las malas actuaciones y resultados.
.- Independientemente del resultado analiza objetivamente el resultado y saca
conclusiones útiles de cara a próximas competiciones.
Esta forma de actuar establece un mecanismo circular muy beneficioso y que potencia aún mas la auto-confianza.

Conducta del deportista con falsa confianza:

.- En principio, afronta la competición con aparente entusiasmo, auto-engañándose sin un verdadero control de la situación.
.- La falta de control y su aparente confianza no serán mas que un “juguete” de los acontecimientos que surjan en la competición de sus dudas y falta de convicción interna.
.- Cuando éstas surjan, el triunfalismo inicial se transforma en un comportamiento incontrolado, desesperado no siendo el mas apropiado para conseguir el éxito.
.- Se empezarán a utilizar los pensamientos positivos, casi siempre de forma ineficaz hasta que el deportista percibe su inutilidad.
.- Comienza la discrepancia entre las expectativas previas y lo que ocurre en la realidad debilitando cada vez mas la auto-confianza y disminuyendo el control de la situación.

RELACIÓN AUTO-CONFIANZA CON RENDIMIENTO DEPORTIVO




Auto-confianza y rendimiento deportivo van estrechamente relacionados. A mayor auto-confianza mayor control de las situaciones estresantes y por tanto mas leve o inexistente serán las reacciones del deportista ante la situación estresante.

.- Auto-confianza baja = el deportista verá la competición como AMENAZA.
.- Auto-confianza alta = el deportista verá la competición como RETO.

La auto-confianza debe estar presente en los días y momentos previos a la competición de forma que empiece la misma en las mejores condiciones posibles. En estos días y períodos previos a la competición, la auto-confianza es la variable psicológica mas relevante para el rendimiento deportivo ya que permite que los deportistas puedan controlar la incertidumbre de esos momentos previos.
El deportista con una auto-confianza alta comenzará a competir con un elevado control de la situación, sin depender de que las cosas vayan bien o mal en estos primeros momentos decidiendo si es o no “su día”, esto provocará que empiece a competir estando tranquilo y confiado o nervioso e inseguro. También le permitirá no perder el control de la situación ante sus errores, o los aciertos de sus rivales.
Por otro lado, un exceso de auto-confianza a veces debido a un amplio dominio sobre los rivales, también puede ser negativo ya que puede propiciar un exceso de relajación, favoreciendo que no se ultime la preparación final para llegar a la competición en las condiciones óptimas para rendir al máximo, en estos casos, los resultados “sorpresa” son mas probables y los deportistas pueden perder partidos, pruebas y puntos ante deportistas inferiores.

ELEMENTOS QUE PUEDEN AFECTAR A LA AUTOCONFIANZA Y QUE DEBEN DE SER TRABAJADOS.



• Las expectativas y los logros.

Uno de los factores, es que el deportista tenga una EXPECTATIVA REALISTA de que verdaderamente puede alcanzar el objetivo que se propone , conseguirlo aumenta la percepción de control de la situación y fortalece la auto-confianza mientras que no conseguirlo la debilita. Cuanto mayor sea la discrepancia entre expectativa y el logro mayor será el daño en la auto-confianza por lo que se acentúa la necesidad de establecer objetivos progresivos y realistas, todo ello supone:

1.- Que el objetivo sea realmente alcanzable para el deportista en ese momento
2.- Que el deportista perciba que es un objetivo al alcance de sus posibilidades.


Es decir:
.- No establecer objetivos demasiado altos
.- A conseguir en un tiempo demasiado corto
.- Y sin establecer objetivos progresivos intermedios claramente definidos
Estrategia:

.- En principio, utilización de objetivos MUY ALCANZABLES aunque no sean muy ambiciosos. Conseguir estos objetivos contribuirá a que poco a poco el deportista aumente su auto-confianza sintiéndose mas eficaz. Cuando auto-confianza mas sólida = objetivos mas ambiciosos.


.- Tener en cuenta su historial pasado de éxito-fracaso/expectativas-logros. Cuanto mayor discrepancia mayor daño en la auto-confianza.
.- Centrar el trabajo en los objetivos de realización (dominar la técnica, la ejecución de la conducta) y no en el resultado de la misma (objetivo de resultado). Si el deportista se centra en la realización correcta de sus conductas y no en el resultado trabajará con menos presión y en condiciones de rendir mejor, aumentará su control de la situación, su percepción de auto-eficacia, auto-confianza, centrará su atención en las conductas que realmente dependen de él favoreciendo el desarrollo de la auto-confianza.

.- Realizar competiciones de “prueba” centrándose en la técnica y en la ejecución y no en el resultado de la misma. El deportista trabajará sin la presión del resultado, auto-observará los aspectos positivos y negativos de la competición con independencia del resultado para obtener una valiosa información y establecer planes futuros. Esta situación de prueba hará que el deportista afronte la competición con una perspectiva diferente, centrándose en lo que tiene que hacer, en lo que depende de él, admitiendo la posibilidad de que se produzcan errores y se presenten dificultades. De esta forma el deportista comenzará a competir con un estilo de afrontamiento diferente basado en el control de la situación y no en el azar de que las cosas comiencen de una manera u otra.
• Control de la situación deportiva

Plantear objetivos apropiados y conseguirlos contribuirá a que el deportista perciba que controla la situación, si además el deportista percibe que está bien física y técnicamente aumentará su percepción de auto-confianza ocurriendo lo mismo si se encuentra bien en la parcela psicológica.
Percibir que se controla la situación deportiva antes de una competición es importantísimo, es el elemento básico para controlar ese estrés pre-competitivo tan perjudicial. Para ello hay que preparar de forma detallada la competición, ya que es una factor esencial y esto debe incluir:

.- Establecer un estrategia de competición eficaz.
.- Tener muy claro que dificultades pueden aparecer en la competición.
.- Si aparecen esas dificultades, disponer de planes alternativos o soluciones a esas dificultades y llevarlas a cabo.

Es importante que el deportista junto con su entrenador o el psicólogo haya realizado un análisis objetivo de las dificultades que se van a presentar en la competición, de las propias posibilidades de superarlas, que se tenga un plan de actuación , que se anticipen las dificultades y sus soluciones. Si finalmente aparecen esa dificultades y son superadas por las soluciones previstas esto hará que la auto-eficacia y la auto-confianza se vean enormemente reforzadas.

• Estilo de funcionamiento objetivo

Como ya hemos visto, además de objetivos realistas, congruencia entre expectativas y logros, una buena y completa planificación deportiva y psicológica, es necesario que el deportista aprenda a funcionar mentalmente de una forma muy objetiva. Este funcionamiento evitará percepciones subjetivas, ajustándolas a la realidad y por otro lado, evitará que el deportista lo haga de manera improductiva o perjudicial. Esto se podría llevar a cabo de la siguiente forma:
.- Valorando las posibilidades de rendimiento propias, a veces los deportistas no saben valorar el momento de forma en el que se encuentran, sus puntos fuertes, puntos débiles o los del adversario, no saben analizar la influencia del ambiente, el tipo de competición, avocando todo ello en un mal análisis de la competición y probablemente a expectativas inapropiadas. El deportista debe aprender a analizar toda esa información y en función de datos rigurosos, objetivos y no simples corazonadas valorar las posibilidades reales de éxito.
.- También es necesario que el deportista evalúe objetivamente su rendimiento. Cuando no lo hace así es probable que cometa múltiples errores de apreciación personal llevando ello a establecer valoraciones subjetivas y distorsionadas de las expectativas y los logros.
Una vez evaluado su rendimiento hay que ver si existe una alta congruencia entre expectativas y logros, dándose cuenta de ello y no atribuirlo a la suerte o al azar. Si no existe esa congruencia es necesario obtener de esos fracasos valiosas conclusiones con vistas a competiciones futuras de forma que aunque no se haya obtenido el resultado deseado se pueda obtener un preciado aprendizaje de la experiencia vivida, aprovechando lo ocurrido para perfeccionar los propios recursos y ser mas eficaz en las próximas competiciones. De esta manera pese a no obtener el resultado deportivo deseado el deportista percibirá que domina la situación en mayor medida que antes y que controlará mejor sucesivos intentos, que controla en gran manera esas experiencias de fracaso, por otro lado, inevitables a lo largo de la vida deportiva de TODOS los deportistas. Es vital que los deportistas aprovechen esas experiencias en lugar de hundirse ya que la interpretación correcta de las experiencias adversas y el buen aprovechamiento de ellas fortalecerá la auto-confianza.

• Confianza en el entrenador

Muchos entrenadores influyen enormemente en la preparación, actuación y funcionamiento del deportista, por lo que la confianza del deportista en su entrenador influirá enormemente en su rendimiento. Si el deportista confía en la eficacia de su entrenador también se verá el mismo como eficaz.
A su vez, un funcionamiento objetivo por parte del entrenador hará que el deportista confíe mas en él, por el contrario si el entrenador funciona por impresiones subjetivas , sin fundamento, influido por estados de ánimo o cuestiones anecdóticas del momento hará que la relación con el deportista no sea la mas idónea y por tanto inevitablemente el rendimiento del deportista a la larga se verá perjudicado.
Por el contrario si el deportista ve que el entrenador funciona con planteamientos, análisis y razonamientos objetivos percibirá que cuando el entrenador dice o hace algo, sabe lo que está diciendo o haciendo fomentando la confianza en él.


BENEFICIOS DE LA AUTOCONFIANZA

.- Alta expectativa de éxito. .- Aumenta el esfuerzo
.- Activa emociones positivas. .- El deportista con auto-confianza juega para ganar.
.- Facilita la concentración. .- El deportista con auto-confianza nunca se rinde ya
.- Afecta a las metas: la gente con que ve la competición como un desafío aunque las
auto-confianza tiende a fijarse cosas estén yendo mal.
metas desafiantes y perseguirlas de manera activa.

Tras escucharlo en unas declaraciones en los medios de comunicación, un claro ejemplo de fortaleza mental ante una derrota, sería el caso de nuestro boxeador Gabriel Campillo en su defensa del título mundial en Las Vegas contra Shumenov. Todo el mundo ha visto las imágenes de esa pelea y la forma en la que le arrebataron el cinturón . Ante esa situación, Gabriel ha demostrado una personalidad muy sólida, ha digerido muy bien la situación, es consciente de que por más injusto que sea, este tipo de hechos también forman parte de este deporte.



Pero a Gabriel no lo hemos visto hundido, todo lo contrario, esta situación le ha permitido ser mas consciente de su superioridad tanto física, técnica como táctica, algo visto y confirmado por todos los críticos y aficionados a este deporte en todos los países del mundo. Esa fortaleza mental que demuestra Gabriel es un rasgo típico de los grandes y auténticos campeones estoy convencido de que en gran medida parte del mérito también es de la gente de su entorno.
Pero la revancha por el título mundial llegará y tendrá su oportunidad...


Nacho NAVARRO

Psicólogo Deportivo
Master en Psicología del deporte y la actividad física

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada